Vacaciones y ruptura de parejas. Sí, es verdad, pasa.

Vaya, me acabo de dar cuenta de que por una vez estoy de acuerdo con un mito: el que vincula vacaciones y ruptura de parejas. Una lástima, ¿verdad? Cuando las vacaciones deberían ser un tiempo festivo…

Vacaciones y ruptura de parejas.

Pero desafortunadamente este mito tiene mucho de verdad, las vacaciones son un momento complicado para muchas parejas. ¿Por qué? ¡Por muchas cosas!

Por ejemplo, porque durante el tiempo de no-vacaciones las cosas se van, digamos, amodorrando. Nos metemos en la rutina y esperamos que la relación simplemente sobreviva gracias a los pocos ratos que le otorgamos en nuestras supersaturadas agendas.

A mí esto me sorprende mucho, cuando hablo con las parejas que vienen a la terapia. Me consultan por dificultades en su erótica, lo hablamos, les propongo tareas para hacer en casa… y con una asombrosa frecuencia resulta que no hay tiempo para hacerlas. ¡No hay tiempo! A mí me parece increíble… Ya sé que la vida es dura, como dice el refrán, ¿pero tanto como para que no haya tiempo para disfrutar con quien comparte su vida contigo?

No digo solo para hacer el amor, ¡es que tampoco hay tiempo para dar un paseo o pensar en la vida o reflexionar o reirse juntxs! La pregunta sería, ¿no hay tiempo, o no lo priorizamos así?

Bueno, que me he ido. La cosa es que durante largos periodos asumimos que la relación va a mantenerse por su propia inercia. Y entonces súbitamente le queremos dedicar el 100% del tiempo, y la cosa no funciona así. Y menos cuando ese 100% de tiempo en común se convierte en obligación, y se piensa que no hay otra alternativa, porque para eso estamos de vacaciones. Eso tampoco funciona.

Por poner un ejemplo: yo tengo un patio donde tengo plantas. Este verano he estado ocupadísima y no les he echado agua siempre que la han necesitado, y además ha hecho mucho calor. ¿Resultado? Ahora que se acaba el verano y yo me tomo un respiro para mirarlas, casi todas están marchitas (es verdad, qué tristeza, con lo bonitas que eran…). Y aunque les eche toda el agua del mundo, nada, que no van a revivir. ¿Las mató el verano? O tal vez las dejé morir yo, por no atenderlas…

Las relaciones de pareja se marchitan si no se cuidan

Otras veces lo que pasa es que, queriéndolo o no, pensamos en las vacaciones como la última oportunidad que le damos a una relación con problemas. Nos decimos que sí, que con descanso y tiempo todo se va a arreglar. Pero esto es como el boca a boca que le hacemos a un herido. A veces funciona y el herido se salva. Pero otras no, y el herido muere. Suena lógico, ¿no?

Luego tenemos que sumarle a esta ecuación otros factores como los gustos diferentes, (¿playa o montaña? ¿solos o con amigos? ¿aquí o allá? ¿¿¿otra vez allá???), las limitaciones del presupuesto, el concepto de descanso que tenga cada quien, y mil detalles más, que incluso cuando la pareja va genial, hay que negociar. Negociación que se hace un poco peliaguda si no se tiene la costumbre de negociar. Negociar y pactar explícitamente es una buena costumbre, también en las parejas. Especialmente si queremos que funcionen bien.

Negociar las vacaciones en pareja

Bueno, pues eso. Que puede que esta época te esté doliendo porque las vacaciones no fueron color de rosa. Eso puede ser un final, o no, pero siempre será una oportunidad, depende de cómo te lo plantees. Si es un final, cuida de que sea armonioso. Y si no lo es, tal vez es tiempo de replantear cuánta agua y cuánto abono le pones a las plantas del jardín.

Como siempre, tienes el texto del artículo en PDF aquí, y las imágenes en la sección “Descargables”.

Si te interesa este tema, pueden gustarte estos artículos del blog:

Artículo invitado: ¿se pueden evitar las rupturas de pareja? Por Iván Rotella

¿Y si nos tomamos el sexo como si fuera un hobby?

“Bésame mucho”, por Joserra Landa.

¿Necesitas pedir una cita? Aquí te indico cómo:
Pedir cita en www.amaturum.com
Y aquí puedes suscribirte al blog, para que te llegue todo ordenadito. Sin spam, obviamente:

Suscribirse al blog de Amaturum, Sexología

Para lo que me quieras decir, abajo está el formulario.

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría.

Autorías de las fotografías:

Gaviotas: Pixabay. Plantas: yo misma, es mi patio real, aunque me duela. Bicicletas: 070211 Vacaciones 017, Carlos Martínez, Flickr, licencia CC, https://www.flickr.com/photos/chuchurex/2586752076/in/faves-145893436@N05/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *