Sobre la Belleza

Ayer, sin saber muy bien por qué, surgió en mi cabeza este relato. Bueno, en realidad surgió la idea de que no conocemos la belleza real de la otra persona hasta que no hemos vivido un orgasmo mutuo, o al menos hasta que no hemos visto uno suyo. ¡Y que es una pena que perdamos tanto tiempo sufriendo porque no nos creemos guapxs!

La belleza en la sexualidad

Y al hilo de esto te propongo otra de esas frases que suelo usar con frecuencia: creo que “el orgasmo simultáneo es el desperdicio de un orgasmo”. Sí, ya lo sé. Se supone que el orgasmo simultáneo es la panacea, lo máximo a lo que podemos aspirar, el no-va-más. Pero, ¿te has puesto a pensar alguna vez en lo que significa?

Pues según yo lo veo, si durante tu propio orgasmo desconectas de la realidad, te estás perdiendo el hermoso espectáculo del orgasmo de tu pareja. Y viceversa. Me cuesta pensar en un motivo para querer perderme ese regalo, ese disfrute que ha surgido de compartir su piel conmigo. Así que prefiero que ocurran uno primero y otro después, y así ambos pueden disfrutar dos veces (o más).

 

Espero que esta nota te haya gustado y/o te haya servido. Si quieres enterarte de lo que voy publicando, te invito a que visites mi página, y dentro de ella mi blog. Y para que no te pierdas nada, puedes suscribirte aquí, así te aseguras de tener todo al día en tu bandeja de entrada. También puedes comentar este artículo o cualquiera de los del blog, o hacer sugerencias, preguntas o comentarios. Y por favor, siéntete libre de compartir este y otros contenidos con quien creas que le puede interesar.

Si quieres pedir una cita, aquí encuentras cómo hacerlo. Y si tienes algún proyecto, evento o idea que proponerme, ¡hablemos!

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *