Problemas de comunicación

Problemas de comunicación en sexología

¡Porque a veces parece que yo hablo en chino y tú en árabe!

Los problemas de comunicación entre las parejas son muy frecuentes, y generan muchos conflictos y desencuentros. 

Es curioso, porque aunque el encuentro erótico es una forma muy íntima de comunicación, no siempre somos capaces de comunicarnos con nuestra pareja cuando lo hacemos con las palabras. 

En sexología vemos con frecuencia dos grandes problemas de comunicación: los que se generan en los tabúes, y los que vienen por el poco conocido "bilingüismo sexual" 

Tabúes que hacen que muchas cosas no tengan nombre,  o que si lo tienen no puedan usarse. Tabúes que dicen que los sentimientos se sienten, no se hablan. Tabúes que nos hacen olvidar la maravillosa pregunta: "¿Por qué no?"

Llamamos "bilingüismo sexual" al concepto de que hombres y mujeres nos comunicamos, en términos generales, de manera diferente. Es decir, yo me comunico en idioma mujer, es mi lengua materna. Los hombres se comunican en idioma hombre, es su lengua materna. Y son lenguas diferentes. 

Cuando digo idioma hombre o mujer no me refiero solo al lenguaje verbal, me refiero a la forma global de comunicarse. Y en esto, como en todo, ni todos los hombres hablan en hombre estricto, ni todas las mujeres hablamos en mujer estricto (de hecho, no existen como idiomas estrictos).​

Un buen ejemplo sería decir, simplificando mucho, que las mujeres hablamos para buscar soluciones y los hombres hablan para ofrecer soluciones. ​A nosotras nos estresa no poder hablar cuando algo nos preocupa, y a ellos les estresa hablar si no tienen una respuesta para una preocupación.

El problema surge cuando no entendemos que unos y otras hablamos, o en términos generales nos comunicamos, para objetivos diferentes.

¿Qué hacer entonces? Pues entender que son idiomas diferentes, uno es el propio, el materno, y otro es el secundario, el que hacemos un esfuerzo por aprender. E igual que con los idiomas lingüísticos, siempre dominaremos mejor los matices del idioma materno.

¿Hace falta que aprendamos a dominar el otro idioma? No, no hace falta. Lo que hace falta es saber que son diferentes y se usan para cosas diferentes, y aprender a "chapurrear" el otro, para podernos comunicar mejor.  

En terapia sexual y de pareja trabajamos también los problemas de comunicación​.

Pedir cita en www.amaturum.com