La imagen de la semana, finales de mayo. ¿Qué te sugiere?

Seguimos con el juego de “La imagen de la semana”. Esta vez son unas calas. ¿Qué te sugieren? A mí me traen un par de imágenes a la cabeza…

Amaturum, Sexología. Imágen de la semana.

La primera es la belleza del clítoris, ese gran desconocido para muchos, ¡y muchas! Es que me sorprende que siendo un órgano tan maravilloso, se hable de él tan pocas veces, y menos aún se piense en él en imágenes.

Es el único órgano de la naturaleza que solo sirve para dar placer. Tiene el doble de terminaciones nerviosas que el glande. Y es la llave de la erótica femenina, el que con más facilidad desencadena el hermoso espectáculo del placer.

Y sin embargo vive allí, casi escondido entre los pétalos que lo protegen, sin hacerse notar apenas… igual que las calas de la imagen, que crean un espacio de cuidado y protección, pero también una invitación a la exploración y la fantasía. Me fascina.

La otra imagen que me traen es el jardín de la casa de mi infancia. Estaba lleno de calas, blancas, preciosas. Me sugieren seguridad y cariño. Si nos ponemos biológicos, se podría pensar que la oxitocina que se desborda con los orgasmos genera vínculos parecidos a los que se crean con quien te cuida cuando eres peque. Pero prefiero ponerme fantasiosa y pensar que la belleza es un buen hilo conductor de la vida.

Y a ti… ¿qué te sugiere?

Te invito a que busques lo que la imagen te dice, y si quieres, lo compartas con nosotros. Pero aunque no lo escribas, que te dejes invadir por la fantasía.

De esto va La imagen de la semana. Te invito también a que propongas imágenes para esta sección… imágenes que inviten a ver con otros ojos la cotidianidad. A poner sexología en tu vida.

Una vez más, y para no perderte nada, te propongo que te suscribas a este blog, así te llegará a tu bandeja de entrada el boletín con lo que voy publicando.

No te preocupes, sólo hay un boletín a la semana, y te puedes fiar porque tu dirección de correo estará a salvo aquí, nunca se la cederé a nadie, y cumplo la ley de protección de datos. ¡Bienvenidx!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *