Entiendo el sexo como un valor fundamental: Efigenio Amezúa.

La enseñanza principal que recibí de mi maestro Efigenio Amezúa en las aulas de Incisex fue que el sexo es un valor. Uno fundamental.

Es más, él lo dice así de tajante: “Entiendo el sexo como un valor fundamental para la existencia de los humanos”. Lo explica claramente en esta entrevista que apareció hace poco en el periódico (Origen: El Comercio), y que transcribo aquí sin poner ni quitar nada.

¡Buen provecho!

El sexo es un valor fundamental para el ser humano

Josetxu Arrieta lo calificó ayer como el «padre de la Sexología en España», aunque él se quita méritos. Efigenio Amezúa (Palencia, 1941) es doctor en Sexología y fundador del Instituto Incisex, decano en la formación de postrado de esta especialidad en el país, que dirige actualmente. Además, Amezúa tiene en su haber más de cuarenta escritos académicos publicados sobre la educación de los sexos. El palentino participó ayer en las charlas del curso de Sexología de la Universidad de Oviedo que se celebra esta semana en el Centro de Servicios Universitarios y que continúa hasta el viernes.

¿Cómo lleva eso de ser el ‘padre de la Sexología’ en el país?

Ojalá lo fuera, pero en este país hay tan poca cosa que ese calificativo no es un piropo muy elogioso. Sinceramente, creo que he hecho mucho por la Sexología, pero tampoco ninguna heroicidad. Ante todo me lo he pasado bien porque es lo que me gusta, esa es la principal conclusión que saco si echo la vista atrás ahora que se cumplen cuatro décadas desde que inauguramos el máster de Madrid.

¿En qué momento decide dedicarse a un mundo tan olvidado?

Fue una pura casualidad. En aquel entonces estaba estudiando en la Universidad de Lovaina, en Bélgica, en la época en que muchos españoles se iban a formarse fuera. En el bar de la facultad estaban hablando de las clases de Sexología y me interesó. Entre unos y otros fuimos y arreglamos la matrícula, más tonto no pudo ser.

Ha sido testigo de excepción de los cambios en Sexología a lo largo de estos años.

Sí, pasan las décadas y la sociedad cambia. La realidad es que ha suprimido la educación sexual en las escuelas, es una cosa curiosa pero no por ello menos brutal. Ese paso atrás es consecuencia del puritanismo y de la corrección política, todo importado de la lucha por ‘lo que debe ser’ por encima de ‘lo que es’. Eso lleva a la censura, ahora no se puede ser incorrecto y a mí me resulta muy duro.

Usted entiende el sexo como un valor.

¿Qué va a ser si somos seres sexuados? Es la base que hace que podamos atraernos, desearnos y amarnos. Creo que es un valor fundamental de la existencia humana, aunque cuando lo digo es algo que suele sorprender mucho. El sexo no es el miedo que se infunde por las agresiones, es un valor porque gusta, no hay que olvidarlo.

Habla de las agresiones sexuales, ¿influye en ellas esta carencia de educación?

Esto lo he pensado durante mucho tiempo y ahora se está trabajando en ello. Lo cierto es que hay una subida de agresiones sexuales y una bajada de educación sexual, si ese dato objetivo no es claro no sé qué más se puede decir. Pero bueno, yo soy un exagerado, cada uno lo hace por su lado y eso lo entiendo

¿En qué basan sus estudios?

Los que estudian Sexología son muy curiosos, es muy llamativo. Se preocupan de hacer inteligible, eso que llamamos sexo, el hecho de que el ser humano es sexuado. Es algo que va más allá de lo que se piensa tonta y frívolamente, es un fenómeno con una densidad de valor grande. Me intriga la intriga que produce y mantiene mi curiosidad. No soy capaz de cerrar el capítulo.

Educacíón sexual

También defiende que la educación sexual debería empezar a los seis años.

Sí, con un formato de asignatura optativa de educación de los sexos. Para quien quiera, nada de imponer. Eso luego solo lleva a que los poderes fácticos empiecen a discutir. Hay personal formado para impartir esas lecciones. En lo personal cada vez me decanto más por esa fórmula. Hasta ahora se ha ensayado con muchas, entre ellas la implicación de las familias, y ninguna ha dado unos resultados espectaculares.

¿Y el contenido?

El sexo como valor, y sobre todo dar ideas sobre él. Es mejor no hablar de prevenir, puede llevar a equívocos, así que yo prefiero llamarlo dar ideas. El sexo es un buen invento, este es un mensaje que no es nuevo. Hay una tradición sexológica de más de cien años, muchos autores han dedicado su trabajo a ello, la gente piensa que es algo hortera porque no lo entienden. El asunto es conocer. Tampoco hay que olvidar los ciclos de educación sexual, hay formatos para hacerlos.

Si te ha interesado, te invito a que te apuntes al blog, así te mando todo ordenadito a tu correo cada dos semanas. Sin spam, obviamente.

Suscribirse al blog de Amaturum, Sexología

Para lo que me quieras decir, abajo está el formulario. Si quieres pedir una cita, me puedes escribir (amcarom@amaturum.com), o llamarme: 626703494, o visitar la secretaría virtual.

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *