¿En qué consiste mi trabajo como sexóloga?

Con mucha frecuencia me preguntan en qué consiste mi trabajo como sexóloga. Y aunque en otras partes de mi página cuento lo que hago, me parece interesante resumir aquí a lo que me dedico.

Cuando las personas piensan en nuestro trabajo, suelen pensar en la parte que se refiere a la erótica, es decir a las dificultades que aparecen en los encuentros íntimos entre dos personas. Pues bien, esa es una parte de mi trabajo, pero de ninguna manera lo es todo. Así que vamos por partes. Como siempre, puedes descargar este artículo en PDF aquí.

Lo que hago como sexóloga - terapia sexual

  1. Por una parte, me ocupo de la erótica, tanto de las dificultades masculinas como de las femeninas, aunque en realidad siempre afectan a ambos miembros de la pareja. O sea, de lo que los libros llaman “disfunciones sexuales”. Los libros, pero no la mayoría de los sexólogos, que las consideramos dificultades comunes, no enfermedades. Se trata de dificultades que habitualmente se pueden solucionar, y a eso orientamos la terapia. Si tuviera que hacer una lista de las más conocidas (y habituales), sería esta:

Disfunciones sexuales más frecuentes - terapia sexual

La mayoría de las veces no tienen causas orgánicas, sino que surgen como consecuencia de malos aprendizajes o de malas experiencias, y crecen gracias a la ansiedad que provocan. Lo que hacemos entonces es investigar lo que pasa y corregir los errores, mediante terapia, siempre acompañada de tareas para hacer en casa.

Lo ideal, si eso es posible, en tratarlas en pareja, ya que las dificultades que surgen en pareja se solucionan mejor en pareja. Si esto no es posible, lo llevo con quien consulta, individualmente.

Hay algunas ocasiones, en especial en lo que se refiere a la erección, en que pueden tener algún motivo orgánico. Por eso siempre hago la valoración médica correspondiente, y, si hace falta, complemento la terapia con fármacos o busco el apoyo de otros especialistas. Aunque he de decir que no es para nada lo más frecuente.

2. Por otra parte, me ocupo de las inquietudes relacionadas con la identidad y la orientación. Identidad se refiere a lo que yo soy, y orientación a lo que a mí me atrae (y me seduce, me enamora, me excita). La identidad y la orientación no se pueden cambiar, pero sí se puede modificar lo que se siente al respecto, ya que a veces no se entienden o no se aceptan bien.

En estos casos prefiero nombrar lo que hacemos como acompañamiento y/o educación, pero no sería terapia en sentido estricto porque no buscamos cambiar nada más que lo que se piensa o se siente al respecto, no la identidad ni la orientación en sí mismas. Sobre esto te puede interesar esta otra entrada del blog: “¿De qué hablamos cuando hablamos de transexualidad?”

O sea, identidad se resumiría así:

Identidad de género - transexual - cisexual

Y orientación así:

Orientación sexual, homosexualidad, heterosexualidad

Aquí también mencionaría en general a personas que consultan porque perciben que su forma de desear es “rara”, o diferente a lo que perciben que sería “normal”.

3. Hago un tipo de acompañamiento especial, dedicado a madres y padres que tienen inquietudes respecto a sus hijas e hijos. Porque algunas veces es difícil entender lo que les pasa a nuestros peques o no tan peques, especialmente si nunca hemos tenido que preguntarnos acerca de estos temas. Unos padres y madres conscientes y tranquilos son el mejor apoyo cuando tienes que entenderte y asumirte.

4. También hago asesoramiento, para consultas puntuales. Suele tratarse de personas que tienen dudas o que se enfrentan a experiencias nuevas, y quieren preguntar al respecto. O que simplemente quieren mejorar algún aspecto de su vida sexual y buscan consejo para ello.

5. Hago educación y divulgación, ¡y me encanta! Siempre es buen momento para hablar de sexualidad. Así que lo hago mucho. En este blog, en las redes sociales, en medios de comunicación, en conversaciones casuales, en el parque cuando paseo con mi perro, en los cuentos que escribo y cuento… ¿me explico? No, no soy una pesada, si no viene a cuento, también hablo de muchas otras cosas. Pero me gusta divulgar… y facilitar la reflexión sobre lo que nos pasa, lo que hacemos y lo que no, la apertura a nuevas ideas.

6. Hago investigación: para poder divulgar, aprovecho mi experiencia investigadora para ofrecer contenidos fiables y de buena calidad.

En resumen, me ocupo de las mujeres y hombres que somos, porque como no podemos dejar de serlo, lo mejor es serlo a conciencia, ¿no te parece?

Esto es lo que hago. Si quieres pedir una cita, aquí encuentras cómo hacerlo. Y si tienes algún proyecto, evento o idea que proponerme, ¡hablemos!

Espero que este artículo te haya gustado y/o te haya servido. Si quieres enterarte de lo que voy publicando, te invito a que visites mi página, y dentro de ella mi blog. Y para que no te pierdas nada, puedes suscribirte al blog desde aquí, así te aseguras de tener todo al día en tu bandeja de entrada. También puedes comentar este artículo o cualquiera de los del blog, o hacer sugerencias, preguntas o comentarios. Y por favor, siéntete libre de compartir este y otros contenidos con quien creas que le puede interesar.

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *