Cuándo consultar a una sexóloga (o sexólogo)

Consultar a una sexóloga (o sexólogo) suele ser una decisión difícil, porque habitualmente cuesta admitir que necesitamos ayuda en un aspecto tan íntimo de la vida.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de las ocasiones, una consulta a tiempo evita que la ansiedad y los problemas crezcan y al final se conviertan en motivo de rupturas y sufrimientos innecesarios. Como dice el dicho anglosajón, “a stitch on time saves nine” (una puntada a tiempo evita otras nueve).

¿Cuándo consultar a una sexóloga?

Este es solo un resumen de los motivos más frecuentes por los que se nos consulta, aunque no los únicos. Una buena manera de decirlo sería que se nos puede consultar por cualquier cosa que afecte a nuestra sexualidad, entendida como nuestra forma de ser mujer u hombre, o a la forma en que nos relacionamos y encontramos con las demás mujeres y hombres.

 

Espero que este artículo te haya gustado y/o te haya servido. Si quieres enterarte de lo que voy publicando, te invito a que visites mi página, y dentro de ella mi blog. Y para que no te pierdas nada, puedes suscribirte aquí, así te aseguras de tener todo al día en tu bandeja de entrada. También puedes comentar este artículo o cualquiera de los del blog, o hacer sugerencias, preguntas o comentarios. Por favor, siéntete libre de compartir este y otros contenidos con quien creas que le puede interesar.

Si quieres pedir una cita presencial, aquí me encuentras, y si la quieres por videollamada, esta es la manera.

Y por último, si tienes algún proyecto, evento o idea que proponerme, ¡hablemos!

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *