¡Amaturum cumple 5 años!

Síiiiii, a mí también me parece mentira, ¡5 años! Si parece que fue ayer cuando me estaba volviendo loca por encontrar un nombre y una imagen que reflejaran lo que yo quería decir…

Es que desde el principio me interesó mucho que mi marca fuera un buen reflejo de lo que soy como sexóloga, de mi forma personal de entender la sexología. Quería encontrar el equilibrio entre cercanía y seriedad, y a la vez era y sigue siendo muy importante ser inclusiva. No quería que hubiera ningún motivo para que nadie se sintiera fuera de lugar.

Como estas condiciones hacían muy complicado encontrar lo que buscaba, decidí pedir ayuda, en primer lugar a mi hija. Por ese entonces ella estudiaba latín, lo que me vino de perlas para encontrar la palabra “Amaturum”, a la que le tengo tanto cariño, y que fue un hallazgo suyo.

Amaturum significa “lo que ha de ser amado”, con un “lo” neutro, ni masculino ni femenino, sino inclusivo para ambos. Es perfecta para expresar que los humanos somos seres destinados a ser amados, dada nuestra condición de seres sexuados. Refleja ese anhelo del otro, propio de nuestra esencia humana, y que no excluye sino que es diverso. “Somos sexuados, y no podemos dejar de serlo”, es una de las frases que más se han repetido desde que empecé mi formación. ¡Gracias hija!

Luego vino la búsqueda de la imagen. Por esas cosas de las nuevas tecnologías, me reencontré por esos días con una amiga de la facultad que vive actualmente en Nueva Zelanda, y que se ha dedicado al arte, en especial a la acuarela, con la que hace maravillas. Viendo su obra se me ocurrió pedirle una imagen que mostrara los valores del sexo, aunque sin mostrar seres humanos, porque al ser tan diversos era imposible abarcarlos a todos a la vez. Tampoco quería caer en los tópicos rosa-azul.

Y así fue como a partir de una idea de María Mercedes Trujillo, o MagaMerlina, fuimos perfilando mi pareja de árboles amantes. Esos que acompañan siempre a Amaturum.

En ellos logró reunir la belleza del encuentro entre dos, el vínculo que por un lado crea raíces y por otro permite extender las ramas hacia todas partes; que igual que en algunas ramas fusiona los colores de ambos, en otras conserva el color propio de cada uno. ¡Gracias Mechas!

Imágen original del logo de Amaturum

También había que poner fotos, y para eso he contado con la cariñosa cámara de mi amigo Luis Teodoro Sanz, que ya me había fotografiado otras veces contando cuentos, y que sin dudarlo me hizo las que ves en esta página. ¡Gracias Luis!

Lo demás ha sido trabajo y oportunidades. Ser exalumna de Incisex, formar parte de la AEPS, Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología y ser G6 de Biko son las cartas de presentación que me han abierto muchas puertas estos años, y que me han presentado a gentes que trabajan como yo en hacer buena sexología sustantiva.

Y claro, también están entidades como COGAM, las Fundaciones 26 de diciembre y Daniela y las asociaciones Chrysallis y Hombre Transexual, con quienes he trabajado y/o aprendido tantas cosas durante este tiempo. Un orgullo y un placer conoceros. ¡Gracias a todxs!

Ahora los planes son emocionantes:

He descubierto el placer de escribir este blog, y me parece que esto no ha hecho más que empezar. También me gusta eso de las redes sociales, y ya cuando aprendí a hacer videos y dejé atrás la timidez, se me abrió todo un mundo que ahora toca explorar. Me gusta coquetear con la radio de la mano de mi amiga Débora Álvarez, la primera en invitarme a hablar ante un micrófono tras el cual alguien me estaba escuchando.

¡Así que ahora me enorgullece hablar de Amaturum como de toda una plataforma de recursos!

Los recursos de Amaturum en Internet

A corto plazo el objetivo lanzar la consulta por videollamada, y gracias a ello llevar lo que hago en Madrid a otros lugares, en particular a Colombia.

Y una vez que esto esté funcionando, quiero sacar la sexología de la consulta para llevarla a donde haga falta (o sea, a todas partes), con formatos innovadores y divertidos, fusionándola con los cuentos o con otras ideas que vayan apareciendo. Espero retomar pronto el “Conversatorio sobre el arte de amar”, ese coloquio en pequeño formato que tanto disfruté creando hace algún tiempo. O sea, quiero invitar a la gente a “¡poner sexología en su vida!”. Se aceptan todo tipo de ideas, sugerencias y recomendaciones… :-)

Habitualmente cierro las entradas del blog con un “Espero que te haya servido…”. Pero como esta es especial, la voy a cerrar con un enorme: 

Futuro de Amaturum

©Ana María Caro. Este artículo puede ser compartido, reproducido, leído y comentado de cualquier manera, siempre que se cite su origen y autoría.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *